Categorías
Obra

La Habitación Azul

La habitación azul de Picasso

Cuando en 1901 Picasso pintó La habitación azul o La tina  (un óleo sobre lienzo de 50,49 cm por 61,6 cm de largo, adquirido, en 1927, por The Phillips Collection), se encontraba inmerso en su “Periodo Cabaret” y dando los primeros pasos hacia el “Periodo Azul”. De hecho, se conoce con este nombre debido al predominio del color azul (paredes, muebles, bañera…), en particular por la utilización del “azul de Prusia” (mezclado con otros pigmentos)  y el “azul ultramar” (en el mar del paisaje colgado en la pared).

Descripción de la obra

La obra muestra a una mujer bañándose (probablemente una escena de higiene de una prostituta) en una “tina” (un barreño, circular, metálico o de barro cocido). La habitación en la que se desarrolla la escena, es reconocible por ser la propia vivienda-estudio de Picasso, un estudio que el artista compartía, frecuentemente, con amigos y modelos. En las paredes colgaban una marina y una copia de un cartel de Toulouse Lautrec (la bailarina May Milton). El poeta y buen amigo del pintor, Jaume Sabartés, dejó una descripción de este estudio, aunque el cuadro de Picasso no refleja con exactitud tal descripción. No aparecen algunos elementos del mobiliario, al tiempo que  la obra presenta un orden poco frecuente.

Según Sabartés, en la habitación se recogía todo lo que Picasso lograba subir a ella. Nos dice que era necesario vaciar la mesa para comer,  que muchas cosas, por falta de espacio, acababan en el suelo y que, en las paredes, se apilaban multitud de cuadros. Como vemos, el desorden descrito por el poeta no está presente en La habitación azul, tal vez porque, como dice Roland Penrose la obra fue pintada antes o, simplemente, debido a que a la hora ordenar los espacios del cuadro, Picasso fue eliminando todo aquello que resultaba accesorio.

Una obra con referencias a Edgar Degas, Cézanne o Toulousse Lautrec

La obra contiene muchas referencias a pintores como  Edgar Degas, Cézanne o Toulousse Lautrec.

Lo que esconde la obra , La habitación azul de Picasso

Cabe señalar, que un equipo de conservadores de The Phillips Collection de Washingtonpropietaria de la obra desde 1927, en colaboración con la National Gallery of Art de Washington, el Wintherthur Museum de Delaware y la Universidad de Cornell (estado de Nueva York), se percató al examinarlo con rayos X y con un «escáner hiperespectral», que bajo las capas de pintura se encontraba el retrato de un hombre barbudo con pajarita, que reposaba la cabeza sobre una mano en la que pueden apreciarse tres anillos.

La identidad del hombre es desconocida. No es la primera vez que se encuentran otras obras bajo las capas de pintura en cuadros de Picasso. Tenemos ejemplos en Mujer planchando, en el que los investigadores encontraron a un hombre con bigote o en “La vida”, que esconde la pintura que Picasso envió a la Exposición Mundial de París de 1900. Esto es algo que realizaban muchos artistas de la época que no podían permitirse comprar todos los lienzos que necesitaban para desarrollar sus ideas y reutilizaban lienzos.

Los investigadores que llevaron a cabo el análisis hiperespectral de la obra apuntaron que el hombre barbudo podría tratarse del crítico Gustave Coquiot, o bien del marchante de arte parisino Ambrose Villard, que organizó la primera exposición de Picasso en 1901, pero no hay datos concluyentes.

Podemos concluir que con esta obra Picasso se adentra en una etapa depresiva que derivará en su Periodo Azul.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *